Google+ Followers

Nuestros visitantes

Nuestro archivo

Nuestros seguidores

Con la tecnología de Blogger.

Servicios ofrecidos

  • Conferencia: Stephen King y la lectura de terror en el aula.
  • Conferencia: La promoción de lectura y las TIC´s
  • Conferencia: El rol del maestro en la promoción de lectura
  • Conferencia: El papel del lobo en los cuentos de hadas
  • Conferencia: Lectura autónoma, lectura competente
  • Conferencia: Del mito a la ciencia ficción, una historia
  • Taller de intervención de textos en el aula.
  • Taller de narración oral.
  • Taller de lectura para padres y docentes
  • Taller de lectura en voz alta para padres y docentes.
  • Taller sobre manejo de Bullyng.
  • Organización de clubes de lectura en colegios.

Ads 468x60px

Se ha producido un error en este gadget.
Se ha producido un error en este gadget.

Seguidores

Featured Posts

You can replace this text by going to "Layout" and then "Page Elements" section. Edit " About "

Entradas populares

Recent Posts

viernes, septiembre 1

Escrito por Jacques Sadoul
Traducido por Adolfo Martin
Editado por Plaza & Janes, S.A.
Recomendado para Grandes lectores
Ensayo - No ficción

     No existe una historia definitiva de la ciencia-ficción por dos motivos: En primer lugar, es un género que aún tiene mucho que decir; y, en segundo lugar, porque no se ha podido definir. Con todo, no pensé que en al menos dos libros diferentes me iba a encontrar el nombre de J. R. R. Tolkien como autor de ciencia ficción. El primero es la historia de la ciencia ficción  de Sam Lundwall, quien hace de la Sword & Sorcery una rama de la ciencia ficción (Si nos ponemos puristas, El señor de los anillos tampoco pertenece al campo de Sword & Sorcery), en tanto Sadoul le incluye diciendo que,

Admitiré igualmente las obras de J. R. R. Tolkien, cuyo mundo de los hobbits es un universo paralelo al muestro y que, por otra parte, ejercen una indudable influencia sobre gran número de jóvenes autores de ciencia-ficción (p. 18)

     Sin embargo, esto no descalifica el corpues completo de la obra de Sadoul, quien tan solo hacía unos pocos años acababa de vivir el nacimiento de la New Wave de la ciencia ficción, quién no había vivido la locura de Star Wars, quién estaba lejos del Cyberpunk y del Steampunk, y quién, definitivamente le faltaba ver como el tiempo olvidaba a muchos de los autores que reseñó, en tanto encumbraba a otros que a duras penas le merecieron un pie de página.

     Debe tenerse en cuenta que la obra de Jacques Sadoul es rica, en tanto fue uno de los primeros acercamientos con alguna idea de rigurosidad al género, así como se tomó el tiempo de indagar él mismo en muchas de las viejas revistas que dataron desde antes de la fecha de nacimiento de la ciencia ficción. Así, da espacio a la protociencia ficción (el tiempo anterior a la adopción del término ciencia ficción), fijándose en sus padres fundadores, que son, para él: H.G. Wells, Julio Verne y Edgard Allan Poe. Sin embargo, al entrar a hablar de la ciencia ficción como tal, la obra de Sadoul se centra en el desarrollo anglosajón, dejando un espacio muy pequeño para la ciencia ficción europea, aunque deja un capítulo a la ciencia ficción francesa.     

     Así,  Historia de la ciencia-ficción moderna resume innumerables títulos, buscando atraer al lector sobre la diversa calidad existente a nivel argumental, dejando a un lado la New wave, a la que ni siquiera considera un movimiento en sí mismo y siendo sumamente elástico en la adopción de diversas historias que no responden a la idea de anticipación o de empleo de empleos científicos (blandos o duros) dentro de su argumento. En este orden de ideas, adoptará obras como Faust Aleph Null (desconozco la obra, solo la señalo porque me permite ejemplificar mi punto desde la argumentación del mismo Sadoul), que es protagonizada por un mago negro. Después de señalar los puntos relevantes de su argumento, Sadoul afirma,

Relato fantástico, exclamarán los puristas; en absoluto, pues la magia es una de las ciencias más exactas que conozco. Cuando se quiere invocar a un demonio, hay que ser tan riguroso en lo que a las condiciones de la experiencia se refiere como cuando se trata de una manipulación de física o de química. Intente usted hacer que aparezca Astaroth sin haber trazado perfectamente el círculo mágico, colocado las estrellas de cinco puntas en los lugares rituales y pronunciado por su orden los sortilegios requeridos. ¡Si consiente en aparecer, estoy dispuesto a convertirme en salamandra! (p. 225)

     Guasa o no, el argumento empleado por Sadoul ejemplifica muy bien las dificultades de definir el género, haciendo que se vuelva una y otra vez a la definición de Norman Spinrad al decir que Ciencia ficción es todo lo que publican las revistas de ciencia ficción.

     Es importante señalar, por otra parte, que Sadoul finaliza con un reclamo frente a quienes consideran que la literatura de ciencia ficción adolece de seriedad, importancia o genialidad, críticas que aún hoy parecen no ser superadas.

     De esta manera, tanto para quien inicia como para quien ha recorrido con anterioridad los caminos de la ciencia ficción, esta historia del género le permite bien recordar, bien tener un hilo de Ariadna para recorrer un enorme laberinto que el tiempo sigue tejiendo a través de las dimensiones.