Google+ Followers

Nuestros visitantes

Nuestro archivo

Nuestros seguidores

Con la tecnología de Blogger.

Servicios ofrecidos

  • Conferencia: Stephen King y la lectura de terror en el aula.
  • Conferencia: La promoción de lectura y las TIC´s
  • Conferencia: El rol del maestro en la promoción de lectura
  • Conferencia: El papel del lobo en los cuentos de hadas
  • Conferencia: Lectura autónoma, lectura competente
  • Conferencia: Del mito a la ciencia ficción, una historia
  • Taller de intervención de textos en el aula.
  • Taller de narración oral.
  • Taller de lectura para padres y docentes
  • Taller de lectura en voz alta para padres y docentes.
  • Taller sobre manejo de Bullyng.
  • Organización de clubes de lectura en colegios.

Ads 468x60px

Se ha producido un error en este gadget.
Se ha producido un error en este gadget.

Seguidores

Featured Posts

You can replace this text by going to "Layout" and then "Page Elements" section. Edit " About "

Entradas populares

Recent Posts

EL NUEVO PARAÍSO DE LOS TONTOS

Author: Diego Fernando Marín
martes, octubre 31

Escrito por Hernán Casciari
Editado por Plaza Janés
Recomendado para Jóvenes lectores
No ficción


Si el nombre de Hernán Casciari aún no le dice nada, quizá debe probar con Orsai, que es el nombre con el que ha hecho carrera, con el que ha firmado en internet y el que le ha dado a la revista que ha dado a luz con la editorial homónima. Orsai es una marca en sí misma, y ha sido reconocida tanto en Europa como en Latinoamérica. Por supuesto, no estamos hablando de los grandes tirajes de, irónicamente Plaza Janés y/o Random House Mondadori –que es decir lo mismo con diferente nombre-, pero se trata de un esfuerzo valiente, honesto y enorme.

En el nuevo paraíso de los tontos, Casciari reflexiona sobre lo que ha implicado ser reconocido en su oficio a través de un blog – verbigracia, Orsai-, pero también como las redes sociales ha influido en nuestra cotidianidad, como en la forma de hacer negocios; las formas de entablar relaciones, entre hombres y mujeres, entre patologías, entre formas diversas de andar por el mundo; la influencia que tiene en la literatura e, incluso, como se ha convertido en un nicho para los tontos. Curiosamente el texto final nada tiene que ver en la relación del hombre con la infotécnica, sino que se centra en como un medio analógico sirve para comunicar a un padre muerto en la guerra con su hijo trece años después. El resultado es la maravillosa, encantadora, nostálgica y hermosa, Instrucciones para la masturbación del hijo.

El conjunto de textos además, es hipnótico. Una vez lo tuve en mis manos no pude parar hasta acabarlo. Y si bien, muchos de los elementos que menciona Casciari ya han dejado de ser fenómenos –los blogs, Facebook-, las reflexiones que hace acerca de la forma en que nos relacionamos con las redes sociales y, a través de esta, con el mundo, no dejan de ser exactas. El algunas ocasiones tristemente exactas y actuales.

En mi caso, compartí con algunos de mis estudiantes La Luna, a retazos y en liquidación, donde Casciari cuenta como es dueño de un acre de la luna por solo 20 dólares. La historia, en apariencia inverosímil, da cuenta de un negocio que existe y que funciona en la actualidad, pero que permite a Casciari reflexionar acerca de lo que es en verdad valioso, y cómo existen nuevas formas de reinventar el mundo, a partir de lo verdaderamente significativo.

A mí no me importa la Luna. Pensándolo bien, la Luna está entre las cosas que menos me importan de la vida. Pro por suerte, veinte dólares también. Y entre poder decir en una sobre mesa “tengo un pedacito de la Luna” y decir “tengo veinte dólares” yo sé muy bien lo que hay que hacer. Hay que comprar un libro, hay que comprar un disco, hay que comprar la Luna. Cosas pequeñas e inútiles que tengan la capacidad de convertirnos en chicos. No en chicos a los que les han robado el chocolate en el recreo, sino en chicos con el sabor del dulce en la boca. (p. 56)
    
Es un libro para leer, para conservar y, también, para compartir línea a línea, risa a risa.       

TANTA SANGRE VISTA

Author: Diego Fernando Marín
sábado, octubre 21

Escrita por Rafael Baena
Adaptada a cómic por Óscar Pantoja
Ilustrada por Juan Gaviria
Editada por Rey Naranjo Editores
Novela gráfica

     Silvia apareció con una bolsa de regalo en cuyo interior venía este volumen de Rey Naranjo. Durante mucho tiempo yo había coqueteado con él en algunos estantes y me impresión se acercaba mucho a la maravilla. Una novela gráfica, una novela gráfica adaptada de una obra colombiana, una novela gráfica colombiana. Por supuesto, no se trataba de la primera vez que tenía contacto con una narración gráfica colombiana. Ya había leído Soldados (que es también la adaptación de una obra literaria) y la magnífica, Los once, amén de conocer la obra de José Campo, entre otros nombres ilustres de la narración gráfica colombiana. Quizá por esos antecedentes me sorprendió tanto Tanta sangre vista.

     Comenzaré diciendo que no he leído la novela original de Rafael Baena, así que es muy probable que falten elementos para el análisis. Sin embargo, cualquier adaptación gráfica o audiovisual debe poder defenderse por sí misma –uno de los grandes errores de Batman v Superman, por ejemplo, es que dependen demasiado del material de los cómics para ser entendida por un público que no posea todas las claves-, y Tanta sangre vista no constituye una excepción. Lo primero que se encuentra el lector es una edición con dos caras opuestas; así, en lugar de portada y contraportada se encuentra con dos puertas de entrada a la ficción, una en donde impera el color amarillo, y otra en donde impera el color rojo. No importa por donde se entre, las historias se complementan – en realidad es la misma, la Guerra de los mil días-, de la misma manera que sucede en el libro de Baena, donde los capítulos pares corresponden a una línea narrativa, en tanto los impares corresponden a otra.

     Un artificio narrativo que muchas veces emplea la narración gráfica es la voz en off, una narración en primera o tercera persona que suele aparecer en recuadros pegados a cada viñeta. De alguna manera, en obras como The return of the Dark Night de Frank Miller, la narración en off permite construir un ritmo narrativo. Para que esto ocurra, en contraste, debe emplearse el diálogo, que le deje al lector diferenciar de manera adecuada los diversos personajes. Sin embargo, en Tanta sangre vista esto no funciona. De hecho, a nivel narrativo, la obra de Baena, Gaviria y Pantoja se asemeja más en algunos momentos a un libro ilustrado que a una novela gráfica. Las ilustraciones en muchos casos no realizan un aporte a la narración, mientras se impone la narración en off y uno que otro dialogo, por lo general innecesario, o reducido a su mínimo esplendor, un bocadillo que ni siquiera recibe respuesta.

     Desde el concepto gráfico, los personajes son también indiferenciados, pues imperan las siluetas, las imágenes panorámicas, el abarrotamiento. Si en algunos momentos, el encontrarme con una adaptación a narración gráfica o audiovisual me ha hecho buscar la obra original, en este caso, el interés se reduce a un largo bostezo. Lo que una vez me lleva al mismo dicho de los abuelos: Nunca juzgues a un libro por su portada. 

LA VELOCIDAD EN LAS FERIAS DEL LIBRO

Author: Diego Fernando Marín
domingo, octubre 15

Sé la importancia de las ferias del libro, como vitrina y como espacio de encuentro alrededor el libro y de los autores; en ocasiones, ya las menos, también como espacio para encontrar descuentos, saldos y propuestas que hagan más plácida la vida del lector. Una feria del libro es un momento que se espera por autores y editores, para el encuentro con su público, con la audiencia, con el auditorio; un espacio para la discusión de ideas y también para la presentación de novedades.

Con todo, debo reconocer que debido a una misantropía que parece ser cada vez más acusada, las ferias del libro a las que he asistido este año me han dejado con un mal sabor en la boca. No porque hayan sido malas (una de ellas apenas está comenzando, la Feria Internacional del Libro de Cali, que va hasta el 22 de octubre) ni manejen conceptos erróneos o ajenos a lo que debe ser una feria del libro, no. La cuestión es más simple, y quizás por ello más brutal, pues golpea de lleno contra la concepción que tengo de lectura, se trata de la velocidad.

Tanto la Feria del libro de Bogotá como la Feria del libro de Cali -la primera veterana, la segunda en crecimiento-, se caracterizaron al final por lo mismo, una afluencia tan grande de personas, que detenerse a mirar un libro, a ojear más de dos o tres páginas de un cómic, a admirar la portada de una nueva publicación de Alicia en el País de las Maravilla, sin tener la sensación de ser un estorbo para doscientas personas, era casi imposible. El caudal de gente es enorme, todos mirando, escogiendo, conversando, comiendo, llamándose a voz en cuello, riendo, haciendo casi increíble que en verdad estos encuentros sean espacios en los que se celebre la lectura.


Y es aquí donde encuentro el contrasentido, pues en lo personal la lectura es un espacio de paz, de encuentro conmigo mismo, de sosiego; un espacio en donde puedo hallar a mis demonios en buena lid y olvidarme un poco de todo, y acordarme un poco de todo. No he encontrado nada de eso en las Ferias del libro, y creo que se va acercando para mí el momento de irme despidiendo al final de ellas, pues es de un tren del que siento que ya es hora de bajar. Me encantan los libros, la lectura, el silencio –aunque lea con mis audífonos a todo taco, se trata de silencio-, la paz que puedo hallar entre las letras; necesito ese tiempo para encontrarme con las letras y ya no puedo hacerlo entre tanta oferta y demanda.    

BOTANICUM

Author: Diego Fernando Marín
lunes, octubre 9

Escrito por Kathy Willis
Ilustrado por Katie Scott
Traducido por Maia F. Miret
Editado por Editorial Océano Travesía
Libro informativo - Botánica

     Hay toda clase de libros informativos, de todos los tamaños, formatos, sabores, ediciones y temas. Por supuesto, todos varían en función de su público, siendo algunos sumamente técnicos y otros, sumamente aburridos, como si hubieran nacido cansados, derrotados, cabizbajos; hechos solo para vender, para ocupar un estante en una librería y/o biblioteca. En contraste, hay otros libros que buscan destacarse, lucirse; que no pueden hacer otra cosa que ser magníficos. Este último caso es el de Botanicum.

     En inglés, Botanicum hace parte de una colección llamada Welcome to the Museum, de la que hacen parte Animalium y Story of Life: Evolution, en apariencia aún sin traducir al español. Las tres siguen la lógica del museo (incluso en la portada, la labor de las autores es presentada como una curaduría), dividen su presentación en salas y jerarquizan la información que entregan al lector, de manera tal que dosifican la información que se le entrega al lector, siendo este que decide hasta qué punto profundiza, hasta qué punto se siente incitado a buscar más información en fuentes adicionales, y hasta qué punto decide dejarlo todo por ir a estudiar las plantas.

    Por supuesto, como en los museos, como en los gabinetes de las maravillas, la información no es exhaustiva, es un muestrario de lo más destacado, o curioso acerca del mundo de las plantas. Todo eso, sin dejar de ser preciso, exhaustivo y manejar un lenguaje que sin dejar de ser técnico, propio de la disciplina que expone, es apto para el público.

     Por otro lado, la ilustración de Katie Scott quita el aliento –con la excepción, quizá, de la textura de una mora en la página 28-, llegando a recordar en algunos momentos las ilustraciones de la Expedición Botánica. Por supuesto, a ello también ayuda el trabajo de edición de Katie Haworth, quien le da el lugar que se merece a cada imagen, sabiendo destacarla, ora empleando el color negro como fondo, ora despojándolas del color para ubicarlas sobre fondos verdes u ocres.


     El conjunto es un trabajo precioso, que no dejaría de destacar en la estantería de ningún lector, que atrapa la mirada de inmediato y que nos devuelve la atención sobre aquellos seres vivos a los que tanto debemos, las plantas.   

HISTORIA DE LA CIENCIA FICCIÓN

Author: Diego Fernando Marín
domingo, octubre 8

Y su relación con las máquinas (de las naves espaciales a los cyborgs)
Escrito por Javier Lorca
Editado por Capital intelectual
Recomendado para Grandes lectores
Ensayo, libro académico

     Aunque la ciencia ficción fue muy rechazada en algún momento, siendo calificada de escapista y tratada como un género menor; con el paso del tiempo se ha podido observar como su respetabilidad ha ido aumentando. Así, autores como Isaac Asimov, Ray Bradbury, Phillip K. Dick, William Gibson, Michael Crichton, Dan Simmons y Neal Stephenson, por solo citar unos nombres, son hoy mucho más familiares para el público y la crítica de lo que sería en la década de los 70´s u 80´s. En parte debido al cine, la televisión y los cómics, y en parte debido a que no podemos negar que el mundo ha avanzado y que la ciencia ficción ha podido anticipar algunos de los sucesos políticos, científicos y tecnológicos en los que estamos inmersos en la actualidad.

     Así, como género que ha logrado un lugar más destacado, que ya no se considera exclusivo para los morbosos, desocupados y/o jóvenes, la ciencia ficción ha ido dejando a su paso una rica historia en la que se hace necesario indagar. Su gran dificultad, como cosa curiosa, implica que lo que conocemos como historia de la ciencia ficción, es en verdad historia de la ciencia ficción occidental. Incluso, si se quiere, historia de la ciencia ficción escrita en inglés. Poca sabemos de la ciencia ficción rusa, china o japonesa. Incluso, a menudo, desconocemos la gran riqueza de los aportes de países como España, Francia, Cuba, Argentina y/o Colombia, por solo mencionar algunos autores.   

     En este mismo orden de ideas, es difícil acercarse a un libro que trate la historia de este género sin tener que adentrarse en una lista interminable de autores, y resúmenes de diversos títulos más o menos destacados. Quizá, este es el éxito de Historia de la ciencia ficción y su relación con las máquinas (de las naves espaciales a los ciborgs) escrito por Javier Lorca. El suyo, es un análisis isotópico que le permite plantear una cierta evolución en el desarrollo de la ciencia ficción, de la mano de las tecnologías que aborda. Así, Lorca propone tres estadios en el desarrollo de la CF. Un primer Movimiento Centrífugo, en que el viaje al espacio es privilegiado. Posteriormente la CF se concentraría en un Movimiento Orbital, en donde la relación con la tecnología se realiza a través de la robótica y la Inteligencia Artificial (IA). Por último, se encontraría un Movimiento Centrípeto, en donde la tecnología se introyectaría, a tal punto que la distancia con la máquina sería casi irrelevante, llegando incluso a un momento en que la realidad analógica y la digital serían también confundidas. Por supuesto, detrás de este abordaje, Lorca no deja de lado la importancia del modelo económico en el que nos hayamos inscritos, la relación con el cuerpo que el capitalismo ha impuesto, y lo que nos puede esperar en un futuro donde la información es moneda de cambio.

     Con todo, el abordaje planteado por el autor y publicado en el 2010, se queda empantanado en Gibson (autor de Neuromante), quien dio a luz sus obras más reconocidas en la década de los 80´s. al lector no le queda más que preguntarse acerca de la CF posterior a Gibson, ¿no es relevante?, ¿no ha supuesto algún avance?, ¿ha realizado algún aporte significativo?, ¿estamos –como lo insinúa Cixin Liu en El problema de los tres cuerpos- ante un estancamiento de la ciencia y la tecnología? Por supuesto, no pretendo dar respuesta a estos interrogantes, a lo sumo dejarlos en el aire, plantearlos como tema de discusión, tenerlos en mente en futuras lecturas.      

     A pesar de estas dudas, no se puede negar que la obra de Lorca apuesta por una forma interesante de ver como la literatura se alimenta de las relaciones que el hombre se plantea con la ciencia y la tecnología, se plantea con el universo; una obra que no dejará indiferente a ningún amante del género.